Mombu the Culture Forum sponsored links

Go Back   Mombu the Culture Forum > Culture > ANÁLISIS DE LA REALIDAD VENEZOLANA
User Name
Password
REGISTER NOW! Mark Forums Read

sponsored links


Reply
 
1 16th June 14:30
pedro martori
External User
 
Posts: 1
Default ANÁLISIS DE LA REALIDAD VENEZOLANA


ANÁLISIS DE LA REALIDAD VENEZOLANA Pedro Paúl Bello


Me permito presentar a los amigos que participan en las redes de Internet, a
manera de composición de lugar, la visión que tengo en el momento presente
(13 de octubre de 2003) de la difícil y compleja realidad política nacional.

1. - El referéndum revocatorio presidencial.

No cabe duda que el RR se ha convertido en el más importante centro de la
crisis política del país: desde el punto de vista de la oposición, es el
objetivo fundamental de toda su estrategia pero, como consecuencia, se ha
convertido, también, en la preocupación fundamental que orienta la
estrategia del gobierno.

Las encuestas revelan una sólida mayoría de electores que se inclina
decididamente a favor de la revocación del mandato presidencial (70%
aproximadamente). Esta realidad, objetivamente constatable, ha determinado
que el gobierno trace diversas acciones estratégicas para impedir la
celebración de dicho evento. Debe tenerse presente que no estamos ante un
gobierno de naturaleza democrática: el actual gobierno de Venezuela es de
claro signo totalitario. De manera que no se puede esperar de él una
respuesta normal propia de cualquier gobierno aunque sea medianamente
democrático, tales como aceptar la derrota aún presionando a los electores o
recurriendo a tradicionales “triquiñuelas” en el acto electoral.

Entre los recursos que el gobierno tiene en cartera para impedir el RR
destacan: 1) Retrasar en lo posible la realización del RR, especialmente el
de su trámite inicial que es la recolección del número mínimo de las firmas
legalmente requeridas. 2) Propiciar el desencadenamiento masivo de la
violencia mediante la realización de actos de sabotaje y terrorismo que
atribuirá a la oposición, con los siguientes objetivos:

A) Alejar a los firmantes de los centros de recolección de firmas, mediante:

a) El ejercicio de presiones y amenazas sobre los electores,
especialmente el de aquellos sectores que, de una u otra manera dependen de
los órganos del gobierno, tales como funcionarios, empleados y trabajadores
del Estado; contratistas y comerciantes; educadores; estudiantes con becas o
aspirantes a obtenerlas; entes ligados a las finanzas; etc.

b) El temor y la inseguridad que deriven de dicha violencia, lo
cual podría producir alguno de los siguientes efectos:

· Que la oposición no alcance el mínimo de firmas requerido;

· Que pueda justificarse, por razones de seguridad pública, la no
celebración de la recolección de firmas;

· Planificar y realizar acciones armadas atribuibles a la oposición,
entre ellas, motines generalizados manejados con apoyo en los círculos
violentos y en los mercenarios importados;

· invención de un falso golpe de Estado;

· invención de atentados contra altos funcionarios gubernamentales;

· invención de un intento de magnicidio;

· realización de un montaje teatral relativo a tal inventado
magnicidio

B) Con base en la violencia generada, declarar un estado de emergencia
(previsto en la Constitución vigente) para suspender todo el proceso del RR.

Debe entenderse que la recolección de firmas puede tener iguales o peores
consecuencias políticas para el gobierno que el mismo acto comicial
revocatorio , especialmente si el número de concurrentes a ese acto supera
ampliamente la cifra mínima de firmantes requerida.

Igualmente, es de tener presente que el gobierno trata de ganar tiempo no
para alcanzar el 19 de agosto de 2004, fecha a partir de la cual el
Presidente de la República sería sustituido en su cargo por el
Vicepresidente en ejercicio, sino para reforzar su capacidad bélica y
represiva, logrado lo cual podrá establecer control absoluto sobre las
instituciones y ciudadanos del país.

2.- Referenda revocatorios de Gobernadores de Estados, Alcaldes, Concejales
y Diputados a la Asamblea Nacional.

a.. Promovidos por iniciativa del gobierno, estos Referenda tiene por
objetivos:


A) Hacer más complejo y confuso los actos de recolección de firmas y de
comicios referendarios con objetivos como:

a) Dilatar o posponer el RR presidencial;

b) Crear situaciones favorables para la comisión de actos de violencia;

c) Favorecer la situación general de caos que refuerce la declaración
del eventual estado de emergencia.

B) Distraer a la oposición de su objetivo central que es el RR presidencial
lo que, evidentemente, favorece:

a) el retraso en la realización de RR presidencial;

b) Abrir puertas para conflictos y contradicciones en el seno de la
oposición, con el consiguiente debilitamiento de la misma ante la opinión
pública;

c) Provocar escepticismo entre los electores de manera de animar la
mayor proporción de abstención posible.

La oposición debe estudiar cuidadosamente y de manera unificada, siempre con
la intención de neutralizar los efectos negativos del anterior literal (B),
la conveniencia de presentar sus referenda contra Gobernadores de Estado,
Alcaldes, Concejales y Diputados a la Asamblea Nacional del gobierno.
Especial importancia reviste la AN, por cuanto podría ser decisoria la
eventual, pero muy probable circunstancia de adquirir mayoría significativa
en el Parlamento, especialmente si, por alguna de las razones consideradas u
otras eventuales, el RR presidencial se retrasa sensiblemente o no puede ser
realizado. Destaca, en ese sentido y entre otras cosas, el que el estado de
emergencia, por ejemplo, debe ser confirmado después de un plazo por la
Asamblea Nacional.

3.- Consideración sobre el Referéndum Revocatorio presidencial.

Esta fuera de toda duda que el RR presidencial ocupa, en el presente, el
centro mismo de la atención política del país. Ante su celebración, como es
obvio, la oposición y el gobierno se encuentran en relación de
contraposición contradictoria. El mismo evento ha producido en el seno de
la oposición dos actitudes principales divergentes que, si bien no son
contradictorias ni excluyentes, parecen separar esfuerzos que deben ser
concurrentes.

La simple observación externa puede constatar que, por una parte, un sector
que agrupa una fracción muy mayoritaria de la dirigencia oposicionista
representada fundamentalmente por la Coordinadora Democrática, parece
confiar en sus propias fuerzas y recursos para lograr el deseado éxito en el
acto revocatorio del mandato presidencial. Por otra parte, un sector
minoritario de esa dirigencia pero que tiene resonancia numéricamente muy
importante en el universo electoral y representado básicamente por el Bloque
Democrático, sostiene la tesis, muy realista, de que el gobierno va a
impedir con todas sus fuerzas la realización del Referéndum Revocatorio
presidencial, por lo cual es indispensable informar a toda la población del
país sobre la situación existente, en toda su profundidad y con todas sus
consecuencias, a fin de que se prepare debidamente para esa eventualidad,
así como para que las fuerzas políticas civiles y las militares, actúen
coincidentemente en caso de ser necesaria la aplicación de los Artículos
326, 328, 333 y 350 de la Constitución vigente.

Es menester repetir que Venezuela no está siendo regida, en la actualidad,
por un gobierno democrático, sino que en el país se está ensayando un
“proyecto” de corte definitivamente totalitario. A estas alturas de la
gestión gubernamental, ningún venezolano puede tener la menor duda respecto
a esta afirmación. Baste que recuerde hechos tan conocidos como lamentables,
como la oprobiosa persecución a los trabajadores del petróleo, ilegalmente y
violentamente desalojados de sus casas de habitación, sin parar en mientes
para atropellar niños, señoras embarazadas, ancianos, en la comisión de
actos que invocan cercanamente abusos que en otras latitudes cometieran
nazis, fascistas, policías comunistas de represión, exterminadores étnicos y
toda esas hordas salvajes que avergüenzan el gentilicio humano; también, la
implacable persecución a los medios de comunicación social y a los
profesionales que actúan en ellos; los delitos de lesa humanidad perpetrados
el 11 de abril del 2002, el 6 de diciembre del mismo año en la plaza de
Altamira, así como los constantes atropellos a la dignidad de la persona que
se cometen contra ciudadanos venezolanos cada vez que éstos ejercen
pacíficamente sus derechos civiles y políticos.

En tales circunstancias, es deber impretermitible de toda dirigencia
responsable hacer conocer a sus seguidores la exacta dimensión de la
situación que se confronta, así como las proyecciones posibles en orden a la
obtención de los resultados esperados y las expectativas de acción que sean
menester.

Es cierto que el Referéndum Revocatorio presidencial es la acción más a mano
para sacar al país de la trágica situación en la que se encuentra. Es cierto
que con el RR se derrotará al Presidente Chávez. Pero es cierto, sobre
todo, que esa derrota es más probable y vecina por las consecuencias de
impedir el RR que por su resultado comicial. Como decía Carlos Blanco, “no
es tanto que tenemos que hacer el RR para derrotar a Chávez, sino que hay
que derrotar a Chávez para hacer el RR”.

De manera que las señaladas dos tendencias dentro de la oposición no sólo no
son excluyentes sino son necesariamente complementarias.

4.- La dimensión internacional.

Si algún aspecto beneficioso tuvo el Acuerdo firmado, el pasado mayo, por
las partes representantes del gobierno y la oposición ante testigos
internacionales y la OEA, fue el de hacer partícipe a la Comunidad
Internacional en la búsqueda de salidas democráticas para la crisis política
venezolana.

Conscientes de ello, los conductores del gobierno y principalmente el propio
Presidente, tratan de marcar distancias con el Grupo de los Países Amigos
así como con la Organización de Estados Americanos, la OIT, la Comisión
Internacional de los Derechos Humanos y otras instancias multilaterales. La
idea que los guía parece ser aislar al país de manera que los actores
internacionales dejen de ser testigos de lo que ocurre en nuestro
territorio. Parecen olvidar que la vieja noción de soberanía no rige más
las relaciones entre los pueblos, en las cuales ha asumido papel
privilegiado el ejercicio real de la democracia como sistema de gobierno y,
de manera muy especial, el respeto integral de los derechos humanos.

En el presente, la presencia de la Comunidad Internacional favorecida por el
referido Acuerdo parece cobrar importancia excepcional en la superación
civilizada de la crisis nacional.


---
Outgoing mail is certified Virus Free.
Checked by AVG anti-virus system (http://www.grisoft.com).
Version: 6.0.528 / Virus Database: 324 - Release Date: 10/16/2003
  Reply With Quote


  sponsored links


Reply


Thread Tools
Display Modes




Copyright © 2006 SmartyDevil.com - Dies Mies Jeschet Boenedoesef Douvema Enitemaus -
666