Mombu the Culture Forum sponsored links

Go Back   Mombu the Culture Forum > Culture > NéBER ARAúJO VERSUS JOSé MUJICA
User Name
Password
REGISTER NOW! Mark Forums Read

sponsored links


Reply
 
1 16th June 14:32
el llanero solidario
External User
 
Posts: 1
Default NéBER ARAúJO VERSUS JOSé MUJICA


El desmadre de la objetividad


El debate ante cámaras entre el más experimentado de los periodistas
televisivos y el legislador tupamaro no tuvo desperdicio. El problema es
que, como sostuvieron Les Luthiers, la gente suele deshacerse de los
desperdicios. Nelson Cesin


La adjetivada discusión entre el senador José Mujica y Néber Araújo, durante
el programa televisivo que éste conduce (Agenda confidencial, C**** 12,
viernes 10), puede habilitar una multiplicidad de miradas. Se podría
****izar el incidente, por ejemplo, desde el punto de vista del
entrevistado, y a partir de allí extraer conclusiones coincidentes o
discrepantes con sus dichos y posiciones políticas. O se podría detener la
mirada sobre la conducta profesional de Araújo, en el marco del "estilo"
profesional que defiende (el "rigor" y la "seriedad" al servicio de un
periodismo "objetivo") adaptado, en este caso, al género específico de la
entrevista. Prefiero este enfoque, no sólo por deformación profesional sino
porque permite reflexionar sobre el ejercicio de un poder que a menudo
permanece en las sombras, pese a su notoria visibilidad.

Lo que debió ser una entrevista arrancó mal (el periodista sustituyó
rápidamente las preguntas por afirmaciones inquisitorias que tampoco
consiguieron desviar al entrevistado de su trillo), siguió peor (la
molestia, el gesto indignado, el nerviosismo de Araújo se hacían patentes
ante las salidas de libreto y los dardos irónicos de Mujica) y terminó de
manera patética (con un brindis forzado por el periodista, en clave de guiño
complaciente hacia el espectro izquierdoso de su audiencia). El siguiente
fue uno de los tramos más descollantes de la discusión-entrevista.

Araújo -¿Qué es el Frente Amplio? ¿Quiere sólo Estado; va a privatizar; va a
asociarse con capital privado, lo va a dejar sacar rubros porque si no no
entra; se va a modernizar el país por ahí; cómo lo va a hacer, con las
vaquitas, la lanita y unos granos?

Mujica -Eso es lo único que está creciendo. No desprecie, que lo único que
camina es eso. Respeto. No sea nabo, que es lo que marcha.

Araújo -Se lo tolero porque tiene más canas que yo, pero le voy a decir una
cosa: los primeros que odiaron las vacas fueron la gente de izquierda; aquí
había la exposición de la Rural del Prado y eran los galerudos y botudos que
venían, y la izquierda los acusaba de eso. Yo vengo del campo, no repugno
del campo.

Mujica- A ver las manos. Nooo, usted nunca cruzó un alambrado...

Luego, y de manera sutil, el entrevistado dejó entrever que estará viejo,
que promoverá ideas no compartibles, pero que aun así representa a una
porción nada despreciable del electorado. El periodista acusó el golpe, y de
inmediato reclamó a Mujica que no lo hiciera aparecer como un irrespetuoso
frente a su electorado, dijo que él nunca incurriría en la desconsideración
del "soberano", reivindicó su derecho a interpelar al entrevistado y esbozó
un pedido de disculpas al senador por las molestias que pudo haberle causado
su "estilo" profesional.

Sostienen los entendidos que la entrevista (en este caso política) es un
género periodístico apasionante, cuyo ejercicio demanda una rigurosa y
compleja preparación, que a menudo suele pasar inadvertida frente a la
simple exposición de un esquema de preguntas y respuestas. Preparación que
se asemeja a la elaboración de una auténtica estrategia (no política, pero
que necesariamente integre el conocimiento de lo político), en función de la
cual se organizan las distintas tácticas. Pretender colocar al entrevistado
entre las cuerdas, exponerlo ante contradicciones propias o de su partido,
inducirlo a algún arrepentimiento, obtener de él alguna revelación
impactante o explotar sus inconsistencias son orientaciones válidas de una
estrategia periodística, pero pueden volverse contra el estratega en caso de
manejo liviano o inexistente de las premisas tácticas, uno de cuyos
objetivos es mantener el control de la entrevista en manos del periodista.

Si ésa es la línea escogida, convendría por ejemplo otorgar algún respiro al
entrevistado después de propinarle 14 preguntas "incómodas" al hilo, so pena
de ponérselo de poncho y lograr así un intercambio plagado de riñas y
disputas, que podrá servir para movilizar el encono de los interlocutores
pero difícilmente deje algo enriquecedor para el receptor, salvo algún que
otro comentario insidioso sobre los protagonistas del duelo. Convendría
también evitar los actos de pedantería o soberbia, sobre todo cuando uno
tiene enfrente a alguien que representa la antítesis de esas actitudes, o no
reducir el recurso de la repregunta a la simple (y casi siempre ilusoria)
pretensión de que el otro diga lo que el periodista quiere escuchar. Y
convendría, entre otras cosas, seguir una línea periodística uniforme, que
no pendule entre el tono inquisidor o complaciente según el color político
del entrevistado. No se precisa mucha concentración para percibir cómo
Araújo ha utilizado un tono con Jorge Batlle o Julio María Sanguinetti y
otro, muy distinto, con Mujica.

El respeto hacia el entrevistado, en cambio, no es una variable táctica o
estratégica del género, sino un principio deontológico de la profesión. Uno
podrá sentir profundo desprecio por las ideas o la persona del entrevistado,
pero no tendrá más remedio que practicar, en la entrevista, todo lo
contrario al ensañamiento y el menosprecio, tanto personal como
periodístico. Más aun en un medio como la televisión y en un programa en
vivo como el de Araújo, que agregan otro costado fundamental al ejercicio
profesional: el lenguaje de los gestos.

Resulta difícil encontrar un caso como éste donde el periodista haya
manejado de manera tan errática, y en su contra, las características
profesionales reseñadas. Contrariamente a la percepción extendida de que los
periodistas estrella de la tevé suelen ser maquiavélicos en la orientación
de sus programas, en este caso quedó la sensación de que Araújo fue muy poco
riguroso en la preparación "estratégica" de la entrevista, y absolutamente
improvisó en sus consideraciones tácticas. A lo sumo podría decirse que el
periodista tenía una noción muy clara del derrotero político de la
entrevista, pero cuesta creer que estuviera convencido de que paseando al
entrevistado (a veces con preguntas capciosas) por la historia de las
acciones tupamaras y los consejos del Che Guevara durante su primera visita
a Uruguay pudiera "impactar" al televidente.

El periodista, por lo demás, mantuvo a duras penas el control de la
entrevista, y cuando lo perdió recurrió al riesgoso expediente de la
discusión frontal con Mujica, en clave de recordatorio y recriminación de
sus viejas posturas políticas. No viene al caso especular con las fortalezas
o debilidades que cada uno exhibió, durante los momentos de tensión, en
materia del lenguaje de los gestos. Sólo cabe consignar los contrastes entre
un rostro nervioso, tenso, descolocado, con muecas de indignación, y otro de
mirada traviesa y sonrisa socarrona.

Con todo, quizá no haya sido ése el más llamativo de los contrastes. Pues el
periodista transitó, entre un bloque y otro del programa, del enjuiciamiento
más severo a la complacencia culposa, cuando propuso al entrevistado chocar
las copas de agua en señal de reconciliación.

Pocas horas después del programa aparecía en el amplio muro de avenida
Italia y ex Propios la siguiente lectura de la discusión, en formato de
leyenda: "Néber 3-Mujica 0", firmada sugestivamente por la agrupación Palo y
Palo. Uno, en el pellejo de Araújo, hablaría inmediatamente con los
seguidores del diputado colorado Daniel García Pintos para que borraran esa
pintada. O en su defecto, correría brocha en mano a blanquearla.
Credibilidad profesional obliga.
Attached Images
File Type: gif 10x10px.gif (84 Bytes, 0 views)
File Type: gif blanco.gif (45 Bytes, 0 views)
  Reply With Quote


  sponsored links


Reply


Thread Tools
Display Modes




Copyright © 2006 SmartyDevil.com - Dies Mies Jeschet Boenedoesef Douvema Enitemaus -
666